NOVEDADES

2204, 2016

Nueva Carrera en la Facultad de Psicología. El HCD aprobó la creación de la Tecnicatura en Acompañamiento Terapéutico

Sin categoría|

El Acompañante Terapéutico es un agente de salud con preparación teórico-práctica para integrar equipos interdisciplinarios. En la tarde del jueves 19 de noviembre, en sesión extraordinaria, el Honorable Consejo Directivo (HCD) de la Facultad de Psicología aprobó la creación de [...]

1204, 2016

II Congreso Internacional de Psicología y V Congreso Nacional de Psicología: CIENCIA Y PROFESIÓN “Desafíos para la construcción de una psicología regional

Ciencia y Técnica|

Resolución Auspicio

1803, 2016

2º Mesa de relaciones internaciones de facultades de psicología de universidades nacionales

Relaciones Internacionales|

Córdoba, 5 de noviembre de 2010 Con fecha 21 de mayo del 2009, se llevó a cabo la “Primera Mesa de Relaciones Internacionales de Facultades de Psicología de Universidades Nacionales”, donde estuvieron presentes las Universidad de Buenos Aires, la [...]

1803, 2016

Primer foro de secretarios de extensión universitaria de Auapsi

Extensión|

Rosario. 21 de octubre de 2010 Tuvo lugar el 21 de octubre de 2010, en Rosario; con la presencia de representantes de las Facultades de Psicología de las Universidades Nacionales de Tucumán, Córdoba, Buenos Aires, Mar del Plata, Comahue [...]

1803, 2016

Actividades de Posgrado en las Universidades

Posgrado|

Universidad Nacional de Córdoba Universidad Nacional de Buenos Aires Universidad Nacional del Comahue Universidad Nacional de Mar del Plata Universidad Nacional de San Luis Universidad Nacional de Rosario Universidad Nacional de La Plata Universidad de la República (Uruguay) [...]

INSTITUCIONAL

Esta Asociación nació en la reunión de directivos de carreras de psicología de las universidades nacionales argentinas, realizada el 3 y 4 de junio de 1991 en la ciudad de Córdoba.

Con la representación de siete unidades académicas (Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires, Escuela de Psicología de la Universidad Nacional de Córdoba, Departamento de Psicología de la Universidad Nacional de La Plata, Escuela de Psicología de la Universidad Nacional de Mar del Plata, Departamento de Psicología de la Universidad Nacional de San Luis y Escuela de Psicología de la Universidad Nacional de Tucumán), se decidió, como consta en el acta de la reunión, “impulsar la constitución de un ente que agrupe institucionalmente a los departamentos, escuelas y facultades de psicología de las universidades estatales”.

El tema convocante de la reunión de Córdoba fue la “jerarquización de la carrera de Psicología”. Otros ítems considerados en esa ocasión refirieron a la revisión curricular, a la inserción institucional y al análisis de la gestión académica y administrativa de las distintas casas de estudio.

En la reunión del 15 de agosto de 1991, efectuada en la ciudad de Rosario, con representación de las mismas unidades académicas, se aprobaron la creación de la ASOCIACIÓN DE UNIDADES ACADÉMICAS DE PSICOLOGÍA (AUAPsi) y sus Estatutos. Los fines establecidos para el nuevo organismo fueron, entre otros, “…promover la interrelación entre las distintas unidades académicas de psicología del país, con el objetivo permanente de mejorar la formación de grado y posgrado, la investigación y la extensión universitaria”.

De las funciones enunciadas en su Estatuto, fueron preocupaciones constantes de AUAPsi, como reflejan las Actas de las distintas reuniones, “propender al logro de objetivos comunes en cuanto al perfil del graduado, su currículum y grado académico, acorde con las necesidades nacionales y regionales y con los desarrollos actuales de la Psicología en el mundo” (punto a), y “propender a la homogeneidad de los contenidos curriculares y de los títulos y grados académicos otorgados” (punto i).

En Mar del Plata, el 8 de noviembre de 1991, luego de aprobarse la correspondiente modificación del Estatuto, se aceptó la inclusión, como miembro pleno de AUAPsi, de la Carrera de Psicología de la Universidad de la República del Uruguay (IPUR).

En la reunión plenaria de agosto de 1995, en la ciudad de San Luis, se declaró la necesidad de contar con estudios sistemáticos sobre los planes de estudio, los recursos docentes y las actividades de investigación. En octubre de ese año, en la reunión de Buenos Aires, se estudió la factibilidad de realizar un proyecto conjunto para el mejoramiento de la calidad de la enseñanza en psicología en toda la región. Con ese propósito se acordó adoptar una estructura en red, que posibilitara su realización, incluyendo la gestión de los recursos necesarios para su financiamiento. El diseño del proyecto, en el que intervinieron todas las unidades académicas integrantes de AUAPsi, se elaboró en las reuniones efectuadas durante el año 1996, los días 12 y 13 de abril, en la ciudad de Rosario; 14 y 15 de junio, en la ciudad de Córdoba y 11 de octubre, en la ciudad de San Luis.

La definición del proyecto implicó un arduo trabajo de articulación y un esfuerzo adicional de las unidades académicas, que debieron afrontar las dificultades propias del escaso desarrollo de sus sistemas administrativos y de sus limitados recursos económicos, entre otras cuestiones. Se solicitó financiamiento al Fondo de Mejoramiento de la Calidad de la Enseñanza (FOMEC), que fue otorgado. La implementación del proyecto, en la que participaron todas las unidades académicas, comenzó en el año 1997.

AUTORIDADES

  • Presidenta: Claudia Torcomian (Facultad de Psicología | UNC | Córdoba, Argentina)
  • Vicepresidenta: Martha María Pereyra (Facultad de Ciencias Humanas | UNSL | San Luis, Argentina)
  • Línea de Trabajo Académica: Adela Estofán de Terraf (Facultad de Psicología | UNT | Tucumán, Argentina)
  • Línea de Trabajo Extensión: Luis Leopold (Facultad de Psicología | U. de la República | Uruguay)
  • Línea de Trabajo Postgrado: Laura Manavella (Facultad de Psicología | UNR | Rosario, Argentina)

UNIDADES ACADÉMICAS

DOCUMENTOS Y RESOLUCIONES

Entendemos, por otra parte, que la iniciativa de realizar autoevaluaciones puede ser significativa y substancial, desde el presente y a partir de la implementación de la propia Ley; en relación con la profundización de la calidad y el desarrollo institucional de la Universidad Pública.

En tal contexto, el Artículo 43 de la Ley, que establece la categoría de “carreras de interés público”; y la Resolución 343/09 del Ministerio de Educación, en acuerdo con el Consejo de Universidades, que instrumenta dicha categoría entendiendo que el ejercicio de dichas titulaciones puede comprometer el interés público poniendo en riesgo de modo directo la salud, la seguridad, los derechos, los bienes o la formación de los habitantes; exigen que las carreras así declaradas respeten determinada carga horaria, contenidos curriculares básicos, criterios sobre intensidad de la formación práctica y acreditación periódica por la CONEAU.

Entendemos, en tal sentido, que la inclusión de la carrera de Psicología en dicha categoría y la instrumentación de los estándares para su acreditación, según Resolución del Ministerio de Educación Nro. 343/09, constituye un hecho que puede fortalecer institucional, académica, profesional y socialmente nuestra disciplina.

En relación a este particular, ratificamos nuestro compromiso con las prácticas institucionales y responsabilidades sociales que sean expresión del sistema democrático. La posición que hoy defendemos de poner en proceso de autoevaluación institucional nuestra carrera en nuestras respectivas unidades académicas, se sostiene en nuestra convicción de la necesidad de preservar la formación de los Psicólogos, sin dar un paso atrás ni claudicar en ninguna de las posiciones de principios que todos nosotros hemos hecho públicas hasta la fecha.

Así mismo, consideramos que la conquista que significa la inclusión de la carrera de Psicología en la categoría de “carrera de interés público”, es confluyente y sinérgica con la reciente promulgación de la Ley Nacional de Salud Mental (Ley Nro. 26657), que pone al psicólogo en igualdad de condiciones que el médico psiquiatra para la toma de decisiones profesionales e institucionales relativas al tratamiento, integración social, externación e internación de los pacientes con padecimientos mentales. Este contexto de conquistas legales manifiesta la expresión clara de una comunidad que legitima y legaliza el accionar del psicólogo en todos los ámbitos de accionar actuales y emergentes de nuestra disciplina, en perspectiva y continuación de una sucesión de conquistas deontológicas logradas por la Psicología a lo largo de su historia en nuestro país.

Coincidimos en nuestro convencimiento de que las actuales autoridades del Ministerio de Educación de la Nación y de la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria comprenden plenamente que los parámetros del sistema público son diferentes a los del sistema universitario privado; y que el desarrollo institucional del Estado Argentino amerita la consolidación de políticas que fortalezcan claramente el espacio público, históricamente fuente de los máximos logros académicos, científicos y extensionistas que la universidad argentina ha brindado a su sociedad y al mundo.

Entendemos que estos  procesos pueden ser una instancia para la mejora de la formación de grado en la disciplina, en sintonía con las necesidades sociales de esta época, siempre que el producto de dicho proceso no resulte en la mera elaboración de datos ajustados a criterios administrativos de contralor de corte neoliberal, como los que intereses reaccionarios y privatistas propios de la década del ´90 intentaron plasmar en la L.E.S. al momento de su promulgación, más orientados al ajuste y la optimización economicista de la educación superior, que a la auténtica construcción participativa y situada de diagnósticos y propuestas de mejora que realmente apunten al desarrollo nacional y el fortalecimiento de la institución pública y la democracia.

Hoy, la Psicología como disciplina exige que la formación de sus graduados se realice en función del contexto, integrada a las problemáticas sociales e institucionales que permitirán la definitiva emancipación de modelos de gestión que subordinaban el Estado a los intereses del Mercado. Hoy la formación de los psicólogos exige un renovado compromiso para debatir en las instituciones universitarias y científicas el porvenir del campo académico en un país en crecimiento, generando propuestas superadoras.

Bregamos, sin dudas al igual que las autoridades educativas, por la Educación Pública, Gratuita y Laica, como principio fundamental que orienta nuestro accionar. Los sufrientes ojos de la juventud chilena en este mismísimo momento, enfocados en el reflejo esperanzador de nuestro sistema educativo Público, Gratuito y Laico, ejemplo de inclusión social para el mundo, son una prueba actual y dolorosa de la validez de nuestra convicción, reivindicación y pedido.

El Estado Argentino debe regular los procesos de Acreditación de Carreras de Interés Público, garantizando que todas las actividades de planificación, coordinación y evaluación del sistema tengan como norte la realidad y los parámetros de las instituciones públicas.  Esto expresamente significa en este caso que  los dispositivos de evaluación partan desde la realidad del sistema público y se basen en sus principios y axiomas antes descriptos, de modo de alentar la reproducción de los aspectos más loables y virtuosos de dicho sistema.

Finalmente, manifestamos nuestra disposición al diálogo y al debate de las ideas en el marco de las instituciones democráticas, tanto para la participación en la redacción de una nueva Ley de Educación Superior como en el mejoramiento de la normativa legal.

El llamado Consenso de Bolonia es un proceso de transformación del sistema universitario europeo que influye sobre otros sistemas universitarios en el mundo y que requiere un debate informado.

Aportamos aquí algunos documentos que permiten comprender mejor dicho proceso:

  • Declaración de Bolonia – 19/6/99
  • Declaración de La Sorbona – 25/5/98
  • Declaración de Praga – 19/5/01
  • Integración del Sistema Universitario Español (Documento 2003)
  • Documento Tendencias III – 2003
  • Documento Tendencias IV – 2005
  • Comunicado de Bergen – 20/5/05
  • Comunicado de Londres – 18/5/07
  • Comunicado de Lovaina – 29/4/09

La defensa de la autonomía en la Educación Superior es necesaria para evitar la alianza e intromisión de los actores económicos como condición para poder desarrollar un pensamiento crítico. La Universidad autónoma no está alejada de las demandas sociales, pero debe reinterpretar ésta con coordenadas de contexto que ubica en la libertad de los pueblos el fin último de la construcción de conocimiento.

La Educación superior debe ser gratuita; de estudios de grado y de pos grado.

Debe establecer la equidad como principio rector de las políticas públicas y obligación del Estado. Este mismo implementará las formas de financiamiento sin incluir dentro de su estrategia las organizaciones universitarias.  Estas no deberían cambiar su objetivo por el aprovisionamiento de fondos para cumplir sus propias metas. Ninguna política de estado incluye poner a las organizaciones que las encarnan en las disyuntivas de no poder lograr sus objetivos si, a su vez, no se transmutan en generadoras de recursos.

Las universidades tienen objetivos básicos centrados en la Extensión, la Docencia la Investigación, los servicios a la comunidad, la transferencia y la difusión. La generación de recursos no puede ser un objetivo, mas allá que estos se generen de forma marginal.

La ley debería garantizar la autarquía universitaria y la autonomía como políticas de Estado. No existe aquí una contradicción, porque es el estado mismo que se impone, para llevar adelante el sostenimiento del sistema educativo nacional, una cierta fuente estable de fondos (% del PBI) y unas organizaciones que autodefinirán, por ser las más idóneas, las formas de distribución acorde a sus objetivos que son los del Estado, representados en esta ley.

La ley no debe avanzar sobre la autonomía indicando formas de gobiernos de las universidades.  Sí debe garantizar que éstas deben ser democráticas y regirse por procesos transparentes y solidarios. Tampoco debe definir la forma, ni el funcionamiento de los órganos gremiales estudiantiles (centros de estudiantes, federaciones, cuerpos de delegados, y otras instancias de auto organización estudiantil) respetando la libertad de organización gremial y autonomía de funcionamiento de los mismos.

La Ley de Educación superior deberá garantizar un presupuesto como política de Estado superior al 3 % del PBI.

Debe garantizar salarios dignos, que incluyan conceptos que permitan el desarrollo de prácticas de investigación y extensión.

En cuanto a becas estudiantiles es  importante mantener la expansión de las mismas.

Esto implica garantizar presupuestos estables, en crecimiento y previsibles (dependiendo el crecimiento económico del país, medido en indicadores confiables).

Es necesario desarrollar y aprobar la normativa, proponer que esta se incluya en la Constitución Nacional a los fines de minimizar los impactos que sobre las políticas de Estado puedan tener los gobiernos.  Por lo cual la ley deberá establecer expresamente el financiamiento de las actividades.  (Docencias, extensión, investigación etc.….)

En torno a los salarios, es razonable que estos permitan la intervención de otros actores, visto que la garantía de a igual trabajo igual salario, debe ser garantizada por el estado y es un derecho que no debe colisionar con esta Ley.  Por lo tanto se propone la centralización de estas políticas que no permitan diferencias significativas entre diferentes estructuras, ni entre estamentos.

El sistema universitario público que encarna los intereses y las políticas del Estado como representante del bien común deben dar cuenta de sus resultados.  Esto es imprescindible toda vez que se les otorga libertad en la utilización de sus recursos y en la organización de sus programas.

Entendemos que la auto evaluación puede ser significativa y substancial en relación con la profundización de la calidad y el desarrollo institucional de la Universidad Pública. Por lo tanto, acordamos en desarrollar un órgano de valoración – evaluación de los resultados esperados por el Estado sobre el sistema universitario en todos sus niveles que sean pertinentes.  Esta evaluación debe tener parámetros distintos entre el sistema público y el privado visto las diferencias que estos muestran, tanto en el gobierno, como en su financiamiento.

Resaltamos una vez más que los parámetros del sistema público son diferentes a los del sistema universitario privado y que el desarrollo institucional del Estado Argentino amerita la consolidación de políticas que fortalezcan claramente el espacio público, históricamente fuente de los máximos logros académicos, científicos y extensionistas que la Universidad Argentina ha brindado a su sociedad y al mundo.

Expresamente significa, en este caso, que los dispositivos de evaluación partan desde la realidad del sistema público y se basen en sus principios y axiomas antes descriptos de modo de alentar la reproducción de los aspectos más loables y virtuosos de dicho sistema.

La necesidad de una evaluación no debe ser incompatible con la autonomía, sino mostrar una sinergia creativa que promueva el desarrollo del sistema y su imbricación con las demandas sociales.  Por ello; la definición de criterios de evaluación deben respetar en primera instancia la autonomía universitaria; sus criterios y parámetros deben ser producto de la construcción colectiva del sistema y su ejecución debe ser realizada en forma articulada con distintos actores de la sociedad, el poder ejecutivo, legislativo y las organizaciones sociales, colegios profesionales y entes gremiales y debe contemplar  la participación de los estudiantes.

Somos críticos sobre la fuerte profundización de las políticas de evaluación e incentivos: tanto en lo laboral (docentes, no-docentes e investigadores) como en lo que hace a funcionamiento institucional. Se debe plantear un debate en torno a los dispositivos de evaluación que eviten criterios de competencia, selección y evaluación neoliberales, así como las políticas de financiamiento focalizado como mecanismo de condicionamiento

Entendemos que estos procesos pueden ser una instancia para la mejora de la formación de grado en la disciplina, en sintonía con las necesidades sociales de esta época, siempre que el producto de dicho proceso no resulte en la mera elaboración de datos ajustados a criterios administrativos de contralor de corte neoliberal como los intereses reaccionarios y privatistas propios de la década del ´90  que intentaron plasmar en la L.E.S. al  momento de su promulgación. Estos estaban más orientados al ajuste y la optimización economicista de la educación superior que a la auténtica construcción participativa y situada de diagnósticos y propuestas de mejora que realmente apunten al desarrollo nacional y el fortalecimiento de la institución pública y a la democracia.

Organización, planificación, evaluación y coordinación representan funciones de la estructura universitaria que deben tener un norte. Este mismo debe garantizarse como una forma democrática e inclusiva de todos los actores que la componen.

La ley debe garantizar la pluralidad de miradas sin que prevalezcan sentidos excesivamente academicistas o profesionalistas o  extensionistas acerca de la educación superior.  La Universidad Argentina debe desarrollar formas de evaluación de todas sus funciones y actividades en consonancia con la necesaria diversificación, flexibilidad y plasticidad entre todos sus posibles aprendizajes y prácticas. También es necesaria una instancia de evaluación, articulada regionalmente, de la acreditación que permita visualizar y delimitar los impactos de la acción evaluadora sobre todo el sistema y los propios dispositivos. El aspecto regional es de suma importancia toda vez que es necesario enfrentar los desafíos de la internacionalización de la Educación Superior, la creciente articulación del mundo académico y la libre circulación de las profesiones; cuando no la re construcción de trayectorias y perfiles profesionales acorde a las demandas sociales y al mercado de trabajo.

Se propone que todas las carreras tengan algún nivel de auto evaluación y acreditación posterior dependiendo sus dispositivos de la naturaleza de las mismas y su articulación a los problemas sociales que estas disciplinas y ciencias pretenden abordar de cara a la función social de la universidad y su relación con la comunidad en la que se inserta tanto como el impacto social de los perfiles profesional.  .

No deben sufrir discriminación las personas que deseen ingresar al sistema universitario. El Estado y el sistema universitario deben propugnar, proponer, y desarrollar políticas tendientes a incluir a los sectores económico, social y educacionalmente mas desfavorecidos de la sociedad por los medios que crea pertinentes.

El ingreso de las personas que deseen trabajar en el sistema debe garantizarse a través del concurso de antecedentes y oposición.  Es irrenunciable el derecho al salario, debiendo evitarse los trabajos ad honorem. La jubilación debe ser del 82 % móvil. Y el sistema debe garantizar la gratuidad y el mantenimiento de perfeccionamiento y la actualización docente.  Las actividades de la docencia tienen como objetivo la formación académica, la tarea científica, la extensión universitaria como segmentos irrenunciables y similares en su valoración. Es intrínseco a la labor docente que predominantemente desarrollen tareas en la formación de grado y en actividades de vinculación con los estudiantes. Las designaciones interinas no podrán durar más de dos años.  Obligatoriamente, si la institución no ha llamado a concurso, deberá realizar otra selección no pudiendo utilizar las designaciones anteriores.

La presente actividad tuvo lugar en la Ciudad de Montevideo, República Oriental del Uruguay, los días 1 y 2 de Marzo de 2012 y su el objetivo fue fomentar la reflexión, la discusión y el intercambio sobre los procesos relacionados con la trayectoria académica y la formación profesional de los Psicólogos, la enseñanza de la Psicología y la libre circulación de los profesionales Psicólogos en el ámbito latinoamericano.

El jueves 26 de febrero se realizó la presentación de la publicación “1er Censo Nacional en Psicología (Uruguay 2014). Perfil sociodemográfico, formación y desempeño profesional” en el Salón Azul de la Intendencia de Montevideo. Participaron el Ministro de Industria, Energía y Minería, Roberto Kreimerman; el Rector de la Universidad de la República, Roberto Markarian; y, por la Facultad de Psicología, el Decano Luis Leopold, el Prof. Adj. Ph. D. Alejandro Vásquez, la As. Ac. Lic. Psic. Noelia Correa y el As. Ac. Jorge Suárez.

El Decano Luis Leopold inició dando la bienvenida a los presentes y agredeciendo a los Ministerios, Instituciones y Asociaciones que apoyaron la realización del 1er Censo Nacional en Psicología. Nombró asimismo al equipo de trabajo que llevó adelante la iniciativa, integrado por Técnicos del Ministerio de Salud Pública, Asistentes Académicos, Docentes y Funcionarios de la Facultad.

Al cierre de su exposición cedió la palabra al Ministro Roberto Kreimerman y luego al Rector de la Universidad de la República Roberto Markarian quienes agradecieron la invitación, destacaron los esfuerzos de la Facultad en la realización del Censo y la importancia de dar a conocer aspectos de la realidad develados por este 1er Informe.

Luego, la As. Ac. Lic. Psic. Noelia Correa, el As. Ac. Jorge Suárez y el Prof. Adj. Ph. D. Alejandro Vásquez; presentaron los datos relevados por el Censo en relación al perfil sociodemográfico, formación, actuación profesional y laboral.

El As. Ac. Jorge Suárez cerró la actividad presentando el Observatorio Nacional de Psicología y su sitio web: www.observatoriopsicologia.uy.
Explicó que el Observatorio permitirá desarrollar líneas de investigación en relación a la profesión, los profesionales psicólogas/os (sus prácticas, sus áreas de inserción, su desarrollo profesional, etc.) y su relación con los desarrollos disciplinares, abriendo un capítulo dentro de la psicología del país que posibilite la investigación de grandes poblaciones.

Compartimos a continuación la publicación en formato digital, junto con la filmación y fotografías de la actividad.

CONTACTO

NOMBRE

EMAIL

ASUNTO

MENSAJE